¡Esto NO es una dieta sana! Los errores que cometemos para
¡Esto NO es una dieta sana! Los errores que cometemos para
27.11.2020 | Sursă: miarevista.es
189929

Ayunar durante mucho tiempo y terminar pasando hambre, dejar de comer hidratos de carbono por miedo a engordar, hacer ejercicio físico sin descanso para quemar tantas calorías como sea posible, sustituir las comidas del día con otros suplementos dietéticos o soluciones “detox”... No todo lo que creemos que hacemos para perder peso es bueno para la salud. De hecho, es muy común que cometamos errores y que hagamos algunas pequeñas locuras con el objetivo de adelgazar lo más rápido posible, algo que lejos de hacernos cumplir nuestros deseos, puede ser contraproducente y poner en riesgo nuestra salud.

Es común ver dietas muy estrictas, descabelladas y con razón polémicas, aunque no hace falta seguir al pie de la letra uno de estos regímenes para poner en riesgo nuestra salud: los hábitos más sencillos del día al día y a priori inofensivos también pueden ser perjudiciales. Por ejemplo, obsesionarse con las calorías y tomar menos de las que necesitamos puede hacer que nos falte energía y que nos sintamos cansados, saltarse comidas o ayunar puede ser contraproducente y hacer que nuestro metabolismo se ralentice, dejar de lado los carbohidratos puede hacer que tengamos carencias nutricionales a largo plazo, etc.

La opción más recomendada para bajar de peso de forma natural y razonada sigue siendo seguir una dieta saludable y equilibrada, en la que no falten los hidratos de carbono complejos (pasta, cereales, verduras…), las proteínas de alta calidad ni las grasas insaturadas y en la que se consuman menos azúcares, menos productos industriales y menos grasas trans. Una alimentación sana y variada, junto con la práctica de algo de ejercicio físico de forma regular, es la forma más fácil de lograr un peso ideal sin someter al cuerpo a esfuerzos desmesurados. Si sigues estas pautas, ¡no hará falta que cometas ninguna locura ni pasar hambre para adelgazar y estar en forma!

Estas son algunas de las cosas que hacemos mal cuando intentamos bajar algo de peso o cuando nos ponemos a dieta. ¿Te suena alguna de estas costumbres tan arraigadas? ¡No vuelvas a realizarlas si no quieres poner en riesgo tu salud!

Dejar de comer hidratos

Los hidratos de carbono se convierten en los primeros en desaparecer del menú diario cuando nos ponemos a dieta. Sin embargo, renunciar por completo a los carbohidratos puede suponer carencias nutricionales. Es recomendable tomar los de bajo índice glucémico, como los cereales integrales, las legumbres, la pasta o la verdura.

Exceso de proteínas

Al dejar de consumir hidratos, muchas personas aumentan su consumo de proteínas. Esto puede ayudar a bajar de peso a corto plazo, pero si esta costumbre se mantiene a largo plazo dañaremos nuestra salud. ¿Por qué? Si el organismo solo recibe proteínas, necesitará quemar grasa para obtener energía (cetosis), un proceso fisiológico que prolongado en el tiempo provoca efectos negativos.

Obsesionarse con las calorías...

Las calorías son necesarias para mantenernos vitales y con energía. Si nos obsesionamos con ellas y reducimos drásticamente la ingesta diaria (en torno a 1.800 -2.000 calorías) sentiremos hambre, fatiga y agotamiento.

... y con las grasas

No todas las grasas son perjudiciales para la salud ni provocan un aumento de peso. Sí que debes eliminar de tu dieta las grasas saturadas, pero no las que están presentes en alimentos como el salmón, el aguacate, los frutos secos o el aceite de oliva. Si lo haces, tu cuerpo dejará de recibir nutrientes que necesita.

Saltarse comidas...

Las personas que desean bajar de peso y llevar una dieta más sana son propensas a saltarse comidas de vez en cuando, pensando que así compensarán excesos, tomarán menos calorías o engordarán menos. Lo más recomendable es comer más de tres veces al día reduciendo las cantidades, en lugar de atiborrarnos en una sola comida. El desayuno, la comida y la cena son fundamentales, no te los saltes.

... o sustituirlas por complementos alimenticios

Otro error frecuente que cometen las personas que están a dieta es sustituir comidas por complementos alimenticios, como los batidos de proteínas, las barritas dietéticas o incluso pastillas. No conviene dejar de comer comida real, de otro modo sufriremos carencias nutricionales.

Cuidado con las dietas detox

Cuidado con las dietas detox, basadas en no tomar más que alimentos y productos “desintoxicantes” durante un par de días. Jugo de limón, infusiones, batidos verdes, sopas de col… Al tomar solo este tipo de productos se baja de peso, pero a costa de dejar de ingerir las calorías y nutrientes necesarios para que el organismo funcione correctamente.

Pasar hambre

Es común ver a gran parte de las personas que hacen una dieta afirmar que pasan hambre o que se fuerzan a comer menos, aunque esto les provoque esa sensación tan desagradable. Esto es un indicio de que el régimen está mal planteado: bajar de peso nunca debería estar reñido con sentir hambre y ansiedad.

Beber demasiada agua

Un truco para adelgazar es beber un vaso de agua antes de las comidas para reducir el apetito. Pero cuidado con abusar de este consejo y beber demasiada agua (más de dos litros al día): además de empacharnos, podremos sentir fatiga, naúseas y vómitos. Además, por pequeñas que sean, nuestras digestiones serán mucho más pesadas.

Hacer ejercicio sin descanso

Hacer ejercicios de fuerza todos los días de la semana, pasar largas jornadas en el gimnasio o salir a correr en cuanto tengamos ocasión para quemar calorías puede ser contraproducente. Si se realiza ejercicio físico y no se deja reposar y descansar al cuerpo al menos dos veces por semana, aumentaremos el riesgo de sufrir una lesión.