La Casa Blanca se retracta tras admitir una de las acusacion
La Casa Blanca se retracta tras admitir una de las acusacion
27.11.2020 | Sursă: telemundo.com
352375

El jefe de gabinete interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, se retractó este jueves de los comentarios que hizo en el día sugiriendo que el presidente, Donald Trump, retuvo ayuda militar a Ucrania para presionar a que investigaran una conspiración que involucra las elecciones estadounidenses de 2016. "No hubo absolutamente ningún quid pro quo [intercambio] entre la ayuda militar ucraniana y cualquier investigación sobre las elecciones de 2016", dijo en un comunicado que contradice los comentarios que hizo durante una conferencia de prensa anterior, reportó la cadena NBC.

"El presidente nunca me dijo que retuviera ningún dinero hasta que los ucranianos hicieran algo relacionado con el servidor”, dijo en referencia a un equipo informático del Comité Nacional del Partido Demócrata que piratas cibernéticos accedieron ilegalmente para obtener información que dañara la campaña presidencial de Hillary Clinton en 2016. Después de una investigación exhaustiva por parte del fiscal especial Robert Mueller, concluyó que la interferencia había sido obra de Rusia no de Ucrania. La teoría de Trump de que los demócratas tenían sus servidores de correo electrónico en Ucrania no tiene fundamento. “Las únicas razones por las que reteníamos el dinero era por la preocupación de la falta de apoyo de otras naciones y por la corrupción", agregó Mulvaney.

Al hablar con los periodistas en la Casa Blanca el jueves, Mulvaney dijo que parte de la razón por la que se detuvo la ayuda a Ucrania fue porque el presidente tenía preocupaciones sobre la corrupción en Ucrania en relación con las elecciones de 2016.  Mulvaney dijo que el presidente también siente un fuerte disgusto por la ayuda externa y que no le gusta "gastar dinero en el extranjero".  "¿Entonces la demanda de una investigación sobre los demócratas fue parte de la razón por la que ordenó retener fondos a Ucrania?", Preguntó Jonathan Karl de la cadena ABC.

"La retrospectiva de lo que sucedió en 2016 ciertamente fue parte de lo que le preocupaba de la corrupción en esa nación, y eso es absolutamente apropiado", dijo Mulvaney. Karl presionó a Mulvaney, diciendo: "Para ser claros: lo que acabas de describir es un quid pro quo. Es 'la financiación no fluirá a menos que la investigación sobre el servidor demócrata también se dé'". "Hacemos eso todo el tiempo en política exterior", respondió Mulvaney, y agregó que la Administración también había retenido dinero a tres países centroamericanos para que cambiaran sus políticas de inmigración.

"Supéralo", dijo. "Habrá influencia política en la política exterior". Finalmente, la Casa Blanca sí aprobó una ayuda de 400 millones para que Ucrania comprar armas militares. El jefe de gabinete negó que la decisión tuviera que ver con el hijo del demócrata Joe Biden, pre-candidato a la presidencia en 2020. “Tengo noticias para todos. Supérenlo. Va a haber influencias políticas en las relaciones internacionales”, añadió, “eso va a pasar, las elecciones tienen consecuencias y la política exterior va a cambiar al pasar de la Administración Obama a la Administración Trump”.

La Cámara de Representantes, controlada desde enero por el Partido Demócrata, inició en septiembre el juicio político para sacar a Trump de la Casa Blanca después de que un informante anónimo indicara que el presidente mantuvo una conversación con su homólogo ucraniano, Vladímir Zelenski, el pasado 25 de julio en la que le presionó para investigar al hijo de Biden. La Casa Blanca hizo pública horas después del anuncio de la investigación una transcripción de la llamada en que Trump parecía en efecto exigir al presidente ucraniano que investigara a Hunter Biden a cambio de contrapartidas. Trump lo ha negado repetidamente, aunque a la vez ha invitado a China públicamente a investigar al hijo de su rival. Que Mulvaney niegue esta parte de la acusación pero admita que se presionó a Ucrania para conseguir información dañina contra sus rivales políticos es igual de dañino para el presidente.

El representante demócrata Adam Schiff, que preside el Comité de Inteligencia de la Cámara y por tanto el juicio político contra Trump, ha dicho: “Creo que la admisión de Mulvaney significa que las cosas han pasado de estar muy, muy mal a estar mucho, mucho peor”. Precisamente hoy ha declarado ante la Cámara de Representantes el embajador estadounidense ante la Unión Europea, Gordon D. Sondland, que acusó a Trump de haber puesto a su abogado personal, Rudy Giuliani, al cargo de la política exterior estadounidense sobre Ucrania. Sondland, que se ha convertido en una figura central en este escándalo, ha declarado que no entendió hasta más tarde que el objetivo de Giuliani pudo haber sido un esfuerzo "para involucrar a los ucranianos, directa o indirectamente, en la campaña de reelección del presidente".

"Nuestra opinión era que los hombres y mujeres del Departamento de Estado, no el abogado personal del presidente, deberían asumir la responsabilidad de todos los aspectos de la política exterior de Estados Unidos hacia Ucrania", dijo. Sus declaraciones contradicen los testimonios de otros funcionarios que han asegurado que Sondland se involucró voluntariamente en asuntos relacionados con Ucrania a pesar de que ese país no está dentro de la Unión Europea y por lo tanto está fuera del alcance de sus funciones como embajador.