Renée Zellweger, la prueba de que los 50 pueden ser la mejor
Renée Zellweger, la prueba de que los 50 pueden ser la mejor
22.09.2020 | Sursă: marie-claire.es
217899

Aunque su papel en ‘Jerry Maguire’ fue el que hizo que su nombre empezase a sonar entre los profesionales del mundo del cine, fue ‘El diario de Bridget Jones’ la película que convirtió a Renée Zellweger en una estrella de éxito internacional, catapultándola a una primera fila mediática que ya nunca ha abandonado.

La caracterización de aquella película, estrenada en 2001, requirió que la actriz estadounidense ganase mucho peso, algo que llegó a traspasar la pantalla y se asoció directamente a la forma física de la intérprete en vez de a la del personaje. La promoción del taquillazo y sus siguientes trabajos confirmaron que aquellas curvas no eran propias y pronto fue evidente que la talla de Zellweger era mucho más similar a la de una modelo de pasarela -cuando las tallas que superaban la 38 parecían de un universo ajeno a las maniquíes- que a la divertida y patosa Bridget Jones.

Un paso por quirófano en 2014 hizo que la actriz perdiese la frescura de su mirada, que hasta entonces se había caracterizado por tener un aire achinado, y la forma de su rostro, que lucía mucho más perfilado que de costumbre. El revuelo fue tal que dos años después la propia artista publicó una carta en la que reconocía que se había retocado pero que sin duda fueron las críticas y los titulares lo que más le afectó.

Su valentía a la hora de cambiar no solo de peinado sino también de color de melena la han convertido en una de las actrices más camaleónicas de Hollywood, pero sus últimas apariciones con motivo de la promoción de ‘Judy’, su próxima película, han confirmado una cosa: la década de los 50 puede ser el mejor momento para la belleza de una mujer y Renée Zellweger es la prueba de ello.

No hay más que echar la vista atrás diez años para comprobar que, a sus 50 años, la americana ha aprendido qué es lo que más le favorece en lo que a estilismos, maquillajes y peinados se refiere. Además, la seguridad que transmite hoy en día, su manera de mirar a las cámaras y la cercanía que derrocha contrastan con los gestos torpes y tímidos que a sus 40, a pesar de ser ya una mujer de éxito consolidado, todavía marcaban cada una de sus apariciones.